Polideportivo Bellavista – Dindalito ¿Delincuencia o Autoridad?

Estigmatizados por la sociedad bogotana, por esa sociedad a veces hipócrita que redunda en la falsedad y apariencia de cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente experimenta, se encuentra una importante población que vive a la ribera del río Bogotá.

Son ellos los habitantes de barrios como Las Brisas, Dindalito, El Triunfo, Bellavista, La Rivera, Ciudad Galán, Los Almendros, Las Palmitas, Villa Alexandra, El Jazmín Occidental y Sumapaz quienes por la condición de ser estratos uno y dos viven plenamente olvidados por la acción del Gobierno Distrital.

Mientras en los barrios del Norte de la Capital de los colombianos abundan clínicas para gatos y clínicas para perros, quienes habitan en este sector de la ciudad, muchas veces no cuentan con un centro de atención básica de salud, que les permita una atención digna de seres humanos, en especial, para la población infantil que en últimas es quien sufre todas las calamidades del desequilibrio social que reina en este pedazo del Distrito Capital.

No obstante, uno de los problemas que más complica a los habitantes de esta parte de Ciudad Kennedy, es la acción despiadada de la delincuencia común y organizada, que ha cobrado vidas y ha cegado esperanzas a muchos jóvenes y niños por parte de los vándalos, que se pasean como Pedro por su casa sin la acción eficaz de las autoridades del lugar.

El Polideportivo Bellavista – Dindalito que queda en este sector, últimamente brilla más por la acción de la delincuencia representada en drogadictos y atracadores, que por la misma acción por la que fue creado para el sano esparcimiento de la recreación y el deporte.

La comunidad cansada de la desidia de las autoridades para poner freno a la delincuencia, se organizó en un gran movimiento deportivo, social y cultural que dio como resultado un buen momento de integración ciudadana que puso fin a muchas pandillas que optaron por el deporte y la recreación alejándose casi del tema delincuencial.

Fueron casi tres años desde 2.003 donde se respiraba un ambiente de “Tranquilidad” dentro de un Pacto Ciudadano Comunidad – IDRD consiguiendo entre sus logros la iluminación del complejo deportivo y la resocialización de muchos jóvenes con la ayuda del IDIPROM.

MANO DURA Vs. TRABAJO SOCIAL

Curiosamente, mientras la comunidad encontraba seguridad a través del trabajo social y cultural, las autoridades Distritales y locales buscaba la mano dura como reafirmando el método equivocado de quienes aplican el equivocado fraseo: “La letra con sangre entra”.

A pesar de que hubo un amplio respaldo de la comunidad para la no construcción de lo que es conocido como CAI Galán, miembros de las siempre hace mandados de los Ediles Juntas de Acción Comunal en alianza con enemigos del trabajo social lograron la construcción del supradicho CAI.

Paralelamente con la llegada de los efectivos de ese recinto policial se fue escapando poco a poco el filtro de tranquilidad que se respiraba en el lugar, pues simplemente la delincuencia buscó otro lugar donde operar y ejercer sus fechorías.

HA SIDO PEOR LA CURA QUE LA ENFERMEDAD

Alguna vez tuvimos la oportunidad de proponerle al Comandante Operativo de la Policía Nacional por allá en el año 98 en el Salón Boyacá del Congreso Nacional, que una vía para acabar un poco la hermandad Policía – Delincuencia era la rotación permanente de sus hombres, pues un policía o un cadete cuando llega a un sector, a los días de estar ahí sabe que hay delincuencia, a los meses conoce a la delincuencia y al año o dos, ya comulga con la delincuencia.

Para nadie es un secreto que algunos policías, no todos, resultan involucrados en actos delincuenciales, las noticias dan cuenta de ello todos los días.

Eso pareciera estar sucediendo en este sector de la Capital. La mayoría de los habitantes alrededor de este polideportivo le ha perdido la fe a la policía acantonada en el CAI Galán. La gente tiene miedo de denunciar, y es razonable en un país donde el espejo en que se mira quien denuncia, no es el mejor.

Hoy la delincuencia ha venido cogiendo vuelo en Bellavista – Dindalito en circunstancias lamentables. A voz pópulo se dice que más se tarda un afectado en dar la querella en el CAI que lo que tarda el delincuente en ser avisado sobre quién lo denunció.https://i1.wp.com/girardot-cundinamarca.gov.co/apc-aa-files/39623365326436323438336535633266/policia_nacional_thumb.jpg

Este temor, sea cierto o no, ha hecho que el miedo a denunciar haya permitido el crecimiento de la inseguridad en los barrios antes mencionados. Cuando no existía el CAI Galán, la gente denunciaba con más confianza, y era obvio, la policía llegaba de un sector lejano y no tenía mucha posibilidad de relacionarse en amistad con delincuentes y la acción era inmediata a favor del afectado sin que con esto estemos diciendo que esto antes dé era una maravilla; pero al menos se podía denunciar.

Paradójicamente en un extremo del polideportivo está el CAI y en el otro extremo los drogadictos y delincuentes amenazan a la sociedad que hace uso del lugar para acortar camino.

Octava Tribuna cree que la Dirección Nacional de la Policía puede enmendar acciones que conlleven a la recuperación de la confianza perdida, creemos que ese no es un asunto donde la Policía Nacional comulga. Creemos que debe ser la acción individual de algunos Agentes que dañan el buen nombre de la Institución. La comunidad requiere de resultados inmediatos antes que la delincuencia se vuelva una amenaza hasta para los buenos hombres de la Institución.

Editorial/Octava Tribuna

Anuncios

3 Respuestas a “Polideportivo Bellavista – Dindalito ¿Delincuencia o Autoridad?

  1. EN MUCHAS PARTESDE ESTE SECTOR LA DELINCUENCIA ATOSIGA.
    MUCHO MARIHUANERO Y LADRONES POR LOS LADOS DE TIERRA BUENA EN EL CAÑO NO SE PUEDE PASAR.

    AHOJALA LAS AUTORIDADES REACCIONEN A TIEMPO Y AGRADECEMOS A USTEDES POR LA OTICIA.

  2. Muchas ollas de expendio de drogas y nada pasa… Estan por todas partes y que hacen las autoridades?. Vacuna?

  3. yo vivo alli y uno ve todos los dias a los delincuentes ablar con los tombos
    y es que ni siquiera requisan yo cargo una cabra como de 20 cm y solo me metieron al cai 2 horas pero apenas supieron que mi amigo es un duro me lo devolbieron yme dejaron ir ahora paso todos los dias al frente del cai y ni me determinan
    seria mejor que acabaran ese cai

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s