Por escándalo de parapolítica Presidente Uribe trata de distraer la atención

https://i1.wp.com/www.radiosantafe.com/wp-content/uploads/2007/10/alvaro-uribe.jpg https://i0.wp.com/www.prensarural.org/uribe1.jpg

El presidente Uribe atraviesa por el momento más difícil de su mandato. Una crisis que afecta sus relaciones con las otras dos ramas del poder -la Justicia y el Congreso- y hasta su imagen internacional. Un ambiente de zozobra política que no se había sentido en mucho tiempo y que gira en torno a la figura presidencial y que editoriales de los principales diarios han registrado con preocupación.

El Tiempo llamó a “desarmar los espíritus”, El Espectador pidió “actuar con mayor serenidad”, El País instó a “la búsqueda de una solución para el funcionamiento armónico de las ramas del poder” y El Nuevo Siglo dijo que “todo huele mal y no puede sepultarse en la cantinela de la popularidad”.https://i2.wp.com/www.agencianova.com/data/fotos2/46545_%C3%81lvaro_Uribe_V%C3%A9lez.jpg

Todo comenzó el sábado 23 en un Consejo Comunal en Pereira. El Presidente la emprendió contra la Fiscalía de Medellín a la que calificó de “vergüenza”. El escándalo lo desató CAMBIO con la publicación de comprometedoras conversaciones entre el, en ese momento, fiscal Guillermo León Valencia Cossio y el empresario Juan Felipe Sierra, enlace entre la organización criminal de Daniel Rendón, ‘Don Mario’, con funcionarios judiciales de la capital antioqueña y Montería. “¿Por qué me dejaron botar corriente en Consejos de Seguridad y pedirle apoyo a unos fiscales que no nos iban a apoyar porque estaban protegiendo a la delincuencia?”, preguntó Uribe indignado.

El escándalo le costó el puesto a Valencia Cossio, a una fiscal de Montería, lo mismo que el retiro al general Antonio Pedreros, comandante de la Policía de Antioquia, Córdoba y Chocó.

La tempestad arreció el domingo, cuando El Tiempo y Semana revelaron que el secretario jurídico de la Presidencia Edmundo del Castillo y el secretario de prensa César Mauricio Velásquez se habían entrevistado el 3 de abril en la Casa de Nariño con delegados de ‘Don Berna’, porque supuestamente tenían información que comprometía a la Corte Suprema.//www.cambio.com.co/portadacambio/711/IMAGEN/IMAGEN-3433347-2.jpg” porque contiene errores.

El lunes, la tormenta se convirtió en huracán cuando el presidente de la Corte Suprema, Francisco Ricaurte, dijo en La W que el alto tribunal acudiría a la Corte Penal Internacional para denunciar “un complot entre funcionarios de la Casa de Nariño y paramilitares” contra el alto tribunal. Quienes estaban al lado del Presidente a esa hora -6:57 a.m.-, dicen que pocas veces lo habían visto más iracundo. “No puede ser que un magistrado de la República dé crédito a todo tipo de consejas y no se esmere por conocer la realidad de los hechos”, dijo Uribe en voz alta y sin ocultar su indignación, y de inmediato llamó al secretario de Prensa para que convocara a los medios en la que, según sus palabras, “iba a hacer claridad sobre los hechos”.

A las 12:30 p.m., el Presidente abrió la rueda de prensa y le puso el pecho a la situación. Frentero como es, reconoció que, en efecto, funcionarios de Palacio se habían reunido no una sino tres veces con el abogado de ‘Don Berna’ y Antonio López, ‘Job’, vocero de los desmovilizados -fue asesinado el 28 de julio y según las autoridades seguía delinquiendo-. Luego hizo llamar al encargado de seguridad de Palacio para que mostrara que las visitas estaban registradas y pidió un computador con las imágenes de los visitantes.https://i0.wp.com/www.viva.org.co/aa/img_upload/ef557415e65755f0215a6ae385f46f8d/SANTANA121.jpg

Todo esto ocurría en momentos en que el fiscal de la Corte Penal Internacional, Luis Moreno, estaba de visita en el país y advertía sobre la gravedad de que los crímenes de los paramilitares y sus aliados políticos quedaran en la impunidad.

Perdigones

Uribe reeditó en la rueda de prensa la vieja fórmula que le ha permitido salir avante en otras situaciones críticas: la mejor defensa es el ataque. “El Presidente disparó con escopeta de regadera, repartió mandobles a diestra y siniestra sin importar quiénes resultaran víctimas de sus ataques”, le dijo a CAMBIO el ex fiscal Alfonso Gómez Méndez.

El primer blanco fue la Corte Suprema. La acusó de estar involucrada en un complot para buscar testigos que lo comprometan con parlamentarios vinculados a la parapolítica, y habló de “tráfico de testigos”. Acto seguido, enfiló baterías contra quien ha sido su blanco predilecto: el magistrado auxiliar Iván Velásquez Gómez, coordinador de la Unidad Especial de Investigación encargada del proceso de la parapolítica, a quien acusó de “emborracharse con los testigos”, y fustigó a la Corte por no tomar medidas al respecto.

Tomado de Revista Cambio/Octava Tribuna

Anuncios

Una respuesta a “Por escándalo de parapolítica Presidente Uribe trata de distraer la atención

  1. Uribe un guerrerista que nos tiene jodido a todos. Paramilitar porque no mandara a los hijos del a la guerra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s