Natalia Escobar Lozano, negligencia e irresponsabilidad en la Sub Dirección Técnica del IDRD

Parque Bellavista - DindalitoUna de las tantas preguntas que se hace a diario la ciudadanía capitalina, es, ¿El IDRD es una rueda suelta dentro del Distrito Capital? Ó simplemente, el Acuerdo 04 de 1.978, no es más que un formulismo, de esos tantos que se inventan en Colombia, para sostener burocracias como pago de favores políticos a concejales y, a otros mercenarios de la Administración pública, el cual ordenó la naturaleza de un Instituto que fomenta todo, menos, lo que concatena el inciso primero del artículo 2º, del acuerdo por el cual se creó el Instituto Distrital para la Recreación y el Deporte.

Por lo menos creemos, que la Sub directora técnica Natalia Escobar Lozano, entiende todo, menos que como funcionaria pública, primero tiene que aprender a respetarle por lo menos el tiempo, a quienes acuden a su Despacho por el motivo que sea. Hemos revisado cuidadosamente el Acuerdo 04 de 1.978, y por ningún lado hemos logrado leer, que los funcionarios del IDRD, están autorizados a dar citas y dejar al citado esperando, o en algunos casos, hacer esperar una o más horas, para luego excusarse, y decir que no  pueden seguir atendiendo, porque en sus desordenadas agendas, apareció de pronto, una improvisada reunión con los altos funcionarios de la Institución.Polideportivo Bellavista - Dindalito

Tampoco hemos logrado encontrar, alguna parte donde diga, que el IDRD puede exonerar de pagos por utilización de sus espacios, a personas que se organizan en nombre de una comunidad, para explotar financieramente el espacio, sin que el IDRD, se preocupe por saber, si la comunidad que dicen representar, se está beneficiando de ese espacio que adquieren en su nombre, y mucho menos, se preocupen por averiguar, si se está cobrando un precio justo a esa comunidad, y quién, ó cómo se manejan los dineros recaudados.

Eso no está pasando por lo menos con el Polideportivo Bellavista – Dindalito, al sur de la capital colombiana, propiamente en la localidad de Kennedy. En ese sector, presuntamente, la Sub dirección técnica avala permisos, para que usen un espacio que es de la comunidad; pero que en él, no participa esa comunidad, simplemente, porque tiene que pagar, por lo que el IDRD no ha cobrado.

Consideramos que el IDRD exonera del pago de esos espacios, para que la comunidad participe deportiva y recreacionalmente, en forma integral, y no en forma excluyente como está sucediendo en el momento. El fundamento de la exoneración, es vincular a nuestros jóvenes en disciplinas deportivas y recreacionales, para que se alejen de la drogadicción y la delincuencia organizada. Pero no, aquí nuestra juventud propensa a la droga, tiene que conformarse viendo jugar fútbol, a aquellos que tienen como pagar el derecho por hacerlo, y a cambio, le organizan después, un sancocho comunitario, o un gran evento cultural una vez al año, y se jactan diciendo: “Estamos haciendo trabajo social”.

Esa actitud irresponsable, al parecer la avala de la Sub dirección Técnica del IDRD bajo la conducción de la señora Natalia Escobar Lozano, está creando una inmensa brecha en nuestra sociedad, y ha contribuido en un alto grado de descomposición social, y además, nos viene convirtiendo en una de las zonas más inseguras de Bogotá. Ahí comienzan los odios de privilegios.

Pero lamentable y triste tener que escuchar a una funcionaria de Recreación y Deporte, decir, que el problema de seguridad del sector, no era problema de ella ni del IDRD, sino de la policía. Lamentable de verdad, que un alto cargo del Distrito, lo ocupe una persona, que no sepa que el problema de seguridad, es un problema del Estado, y que Estado somos todos, incluyéndola a ella, y a una Institución encargada a través de la Recreación y el Deporte, fomentar civismo, ciudadanía y cultura, como pilares fundamentales para construir seguridad. Que irresponsable respuesta cierto?

No estamos en contra de la Mesa de Trabajo que maneja actualmente el escenario en referencia. Creemos que nadie mejor que ellos, puede hacer tan digna y desagradecida labor. Lo que no estamos de acuerdo es que se desvíe el concepto de lo social. No compartimos que en nombre de las pandillas del sector, y en nombre de su resocialización, se explote económicamente un bien del Estado, con resultados adversos para la comunidad.

Por qué no aprovechar, que el IDRD presta un escenario totalmente exonerado de pago, para hacer una verdadera oferta de integración comunitaria, donde los privilegios no sean la cuota de distanciamiento.

Por ejemplo, si en la práctica salen 24 equipos de fútbol de la comunidad exonerada, en la sola inscripción, ya hay recaudados Un millón doscientos mil pesos si la inscripción cuesta lo que debe costar, 50 mil pesos, fácil acceso para todos. Siempre han sacado dos grupos de doce equipos, lo que significa que cada equipo juega 11 partidos. Si se cobra un arbitraje popular como antes, sin traer a Oscar Julián Ruíz, sino, gente formada de la misma comunidad, 20 mil pesos por partido (Que para ser social y sin tener que pagar al IDRD es aún caro), pero siendo así, 10 mil para el juez y 10 mil para la organización, nos encontramos que por cada equipo, quedan 110 mil pesos, multiplicado por 24, más la inscripción, tendríamos como resultado, que en primera ronda ya quedan más de 3 millones y medio de pesos recaudados, y todavía faltan rondas siguientes hasta llegar a la final, más el recaudo por tarjetas roja y amarilla. (Es malo ó buen negocio).

Con ese presupuesto se cumple el objetivo, que es integrar a la comunidad para reducir el alto índice de delincuencia y riñas callejeras, porque entre más se conozca y se integre la gente, menos enemigos hay.

Ya lo anterior dio resultado en el pasado, y se demostró con cifras, que la comunidad de Bellavista – Dindalito, cooperó en búsqueda de la reconciliación, y en ese entonces, hasta el mismo IDRD, más competente acompañó el proceso.

Pero si el IDRD sigue avalando que se cobre entre 150 y 200 milpesos, más un arbitraje de 30 o 40 mil pesos por equipo, no solamente estamos triplicando las cifras, sino, la posibilidad de fomentar la corrupción y el desvío, del carácter social por el cual se consigue la exoneración del espacio público, entonces, ahí sí creemos que el Concejo Distrital, está en mora para ejercer un control político, porque no se está cumpliendo con el objetivo. Y como es un bien del Estado, entonces nos atreveríamos a decir que alguien presuntamente está prevaricando o peculando. Es que quien corresponde autorizar esos permisos, no puede hacerlo como si se tratara del patio de su casa. Ese es un bien del Estado, el cual requiere recursos para su sostenimiento, y si se va a exonerar de pagos, entonces que se dé el uso adecuado y se cumpla el objetivo.

Pero lo que estamos viendo en el momento, es que quién pueda pagar un alto valor, tiene derecho a integrarse, y casi nunca es del sector en comento. Entonces, a ese desvalido que “presta” su condición para que en su nombre exoneren el pago del escenario, se tiene que conformar viendo jugar a los demás, y como eso es aburrido, termina ausente fumando marihuana, consumiendo bazuco y planeando el atraco, que le permita sobrevivir, mientras los organizadores preparan una comida comunitaria en cualquier momento, para justificar un trabajo social. Así no es señora Natalia.

Y podíamos pasar una larga vida escribiendo y no terminaríamos dando a conocer estas irregularidades, que nos tocó hacer públicas, porque tratamos de darlas a conocer; pero fuimos irrespetados por la Sub Directora Técnica del IDRD, nos trató de metralletas y no sé qué cosa, se tomó todo el tiempo la palabra creyéndose la verdad revelada, y por último nos la cedió para que nos despidiéramos, porque ella tenía que atender otros asuntos.

Nosotros seguiremos tocando puertas, hasta encontrar la verdad sobre este asunto, porque no nos parece legal que se manejen recursos de la comunidad producidos sobre un bien público, con cuentas a nombre de personas particulares, sin razón social ni personería jurídica, sin ningún control del IDRD que es a quien en este caso corresponde hacerlo.

Y seguiremos investigando, porque no es justo que la juventud de un sector, siga estigmatizándose, perdiéndose en la droga y la delincuencia, una juventud asesinada todos los días, y un grupo actuando como las ONGs, sacando provecho de una situación, mientras ocurren cosas como estas que mostramos a continuación en un video, sin que se investigue si es cierto o no, tan grave denuncia.


Anuncios

4 Respuestas a “Natalia Escobar Lozano, negligencia e irresponsabilidad en la Sub Dirección Técnica del IDRD

  1. Que triste que la Subdirectora defienda a capa y espada SOLO los intereses de los taurinos, pero no el de los jovenes que tienen Derecho a disponer de escenarios deportivos para practicar deporte y sana recreacion.

  2. NATALIA ESCOBAR LOZANO Subdirectora Técnica de parques del IDRD. La responsable de DESACATAR la Sentencia C-666 de 2010 al permitir que la Corporación Taurina programara novilladas en el Festival de Verano. Parece ser que únicamente le interesa defender intereses de la industria taurina y no el de los jóvenes deportistas de Bogotá, “vean video de esta crónica”

  3. NATALIA ESCOBAR LOZANO Subdirectora Técnica del IDRD. La responsable de DESACATAR la Sentencia C-666 de 2010 al permitir que la Corporación Taurina programara novilladas en el Festival de Verano. Parece ser que únicamente le interesa defender intereses de la industria taurina y no el de los jóvenes deportistas de Bogotá, “vean video de esta crónica” https://octavatribuna.wordpress.com/2010/04/18/natalia-escobar-lozano-negligencia-e-irresponsabilidad-en-la-sub-direccion-tecnica-del-idrd/

  4. Supongo que al decir “el inciso” primero quería hacer referencia mas bien al “numeral” primero. En cuanto a lo de la “sub dirección técnica” es preciso que señale que su indignación va encaminada específicamente a la del área de parques.

    No tengo ni idea si se esta presentando o no una irregularidad en esa área y me parece genial que tenga usted claro que su aguda participación y cuestionamiento ciudadano es en verdad lo que constituye “El Estado”. Por ello le recomiendo que consulte detenidamente la RESOLUCIÓN 277 DE 2007 y la RESOLUCIÓN 583 DE 2008 y así pueda no solo fundamentar mejor su denuncia sino despejar su duda acerca de con quienes puede contratar el IDRD.

    Con lo de los problemas de seguridad que se presentan en su sector, debe entender usted que un servidor publico no puede hacer ni mas ni menos de lo que esta estipulado en la constitucion y la ley, y tal como pudo ver usted en el acuerdo de1978, no es funcion del IDRD ocuparse de esas materias , por lo cual la sra funcionaria aquella a la que se refiere por mas que quisiera nada podría hacer. Esa es función de la Policía, cuya naturaleza si es la de dedicarse a esos fines.

    Como le dije arriba, en esta época de destapes de corrupción me parece genial que se apersone usted de su DEBER CIUDADANO a denunciar lo que le parece incorrecto en materia de la administración publica, pero para que tenga real validez hay que documentarse adecuadamente; debe usted armarse con argumentos incontrovertibles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s